ZUIANOSONLINE.COM

PONéTE PILAS!!! Así opera el club exclusivo y clandestino de la minería de bitcoins y otras criptomonedas en Venezuela

Se supone que la guarida de Eleazar* es peligrosa y clandestina.

Pero arribar a ella no amerita cubrirse el rostro con una capucha oscura.

Tampoco requiere aportar una clave secreta a algún portero de lentes sombríos y micrófonos con auriculares, ni dejar atrás el teléfono celular por temor a ser rastreado por las autoridades.

Su cubículo de trabajo es un cuarto de seis metros cuadrados, aclimatado con aire acondicionado, repleto de computadoras, cables y conexiones múltiples. Es un área menor del apartamento de una familia de clase media alta en La Lago, la zona más exclusiva de Maracaibo, en el oeste de Venezuela.

  • Qué tiene que ver Venezuela con que la moneda virtual bitcoin esté alcanzando valores récord
  • Qué es es el bitcoin cash, la nueva moneda nacida del bitcoin que ya vale más de US$450

Treintañero, cabeza de una joven familia y apasionado de la comida gourmet, no quiere que se sepa su identidad real. Pide que le llame por su alias: “Han Solo”. Uno de los rebeldes fugitivos más famosos de la cultura popular.

La carcasa de un CPU (el hardware de una computadora) reposa desmembrada frente a él, sobre un escritorio de vetas marrones.

El computador, encendido, es la base de una arquitectura de tubos plásticos grises, de mediano tamaño. Dos tarjetas de video profesionales están fijadas a ellos con adhesivos. Sus microventiladores funcionan a todo dar.

“Han Solo” ojea su monitor. Líneas sobre líneas de textos amarillos, púrpuras y grises se suceden cada diez segundos. Detalla minuciosamente las categorías: “total shares (acciones totales)”; “rejected (rechazadas)”; “time (tiempo)”.

Las operaciones no se detienen. Tienen horas tras horas procesándose. Incluso días.

Son pulsaciones de un oficio proscrito en esta nación del trópico caribeño, cuya economía está regida por un férreo control de cambio desde 2003. Un huracán de inflación, especulación de precios y escasez la ha abatido desde entonces.

“Han” es uno de los tantos contralores de las criptomonedas o divisas digitales: un “minero” del bitcoin. “Esto es como la Cosa Nostra. En Venezuela funcionamos en las sombras”.

Contralores del auge del bitcoin

Bitcoin es tanto una moneda digital como un sistema. Un experto en tecnología -o varios; es un misterio-, conocido bajo el seudónimo de Satoshi Nagamoto, la creó en 2008 en respuesta a la crisis económica global.

Minería de bitcoin en Maracaibo
Image captionLa “mina” está repleta de equipos computarizados, cables y conexiones múltiples.

Su legado fue revolucionario: una divisa rentable que no dependía de gobierno ni banco central alguno. Es propiedad privada y se fundamenta en un código público, de acceso libre. Con ella, en algunos lugares del mundo, pueden pagarse bienes y servicios, y sirve para ahorrar.

Su columna vertebral es una cadena de bloques informáticos, conocida como blockchain, una suerte de libro público de contabilidad en el que todas las transacciones quedan anotadas tras verificarlas una red masiva y descentralizada de computadoras en diferentes regiones del mundo.

Es el trabajo de los millones de “mineros” como “Han Solo”: chequear con sus equipos y de manera aleatoria que los algoritmos de operaciones con criptomonedas estén correctos y que no sean duplicados.

Les llaman así porque sus equipos deben cavar hondo en el sistema hasta solucionar los complejos algoritmos de las transacciones del bitcoin. Y la matriz les paga luego una comisión en sus respectivas wallets o carteras digitales.

Mientras más problemas solucionen, acumulan mejor paga. Ellos, en conjunto, son el verdadero banco central del bitcoin.

En ascenso

La confianza en el bitcoin y en las más de 800 monedas digitales creadas ha crecido exponencialmente en los últimos años.

Galpón de minería de bitcoin en Rusia.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa minería de bitcoin está muy establecida en el mundo. Este es un galpón en Rusia que opera en una antigua fábrica de autos de la era soviética.

En 2009, podían comprarse 1.309,03 bitcoins por un sólo dólar. Hoy cada bitcoin se tasa en US$4.609. Sólo en 2016 su valor se incrementó en 125%.

El gobierno de Japón aprobó en febrero considerarla como una moneda de curso legal y la declaró exenta de impuestos. Rusia coquetea con la minería oficial.

En Europa ya hay cajeros automáticos para comprar criptos o retirar su valor en moneda local.

Hasta el presidente Donald Trump tiene su propia divisa digital, latrumpcoin -se tasa en US$0,06 por unidad-.

Malabares entre el bien y el mal

El bitcoin no solo despierta aplausos. También frunce ceños en las cúpulas de gobiernos y entidades financieras.

Preocupa que el anonimato y la dificultad de cálculo de sus transacciones favorezcan su uso en operaciones criminales, como el lavado de capitales, la compra ilegal de armas, el narcotráfico y el financiamiento del terrorismo.

El Banco Central de India dijo a principios de mes que es “susceptible a malversaciones”.

Decomiso de computadoras y otros efectos de la casa en Tokio del operador cambiario francés Mark KarpelesDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAlgunos gobiernos vinculan las oficinas de cambio de bitcoin con negocios turbios y desmantelan sus operaciones.

Su mal empleo no es un mito.

China prohibió hace pocos días las ICO (Oferta Inicial de Moneda), la posibilidad de comprar a bajo precio criptomonedas para financiar un proyecto naciente, debido a la creciente ola de denuncias de fraude.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos les advirtió a los inversores sobre las falsas ICO que se fundamentan en noticias y rumores inventados para inflar sus precios.

Los hackers que robaron material exclusivo de los servidores de la cadena de cable HBO en julio pasado fijaron un “rescate” a cambio de la devolución de guiones y capítulos de series como “Juego de Tronos” y “Ballers”.

El pago de US$6 millones debía hacerse en bitcoins.

Agentes de cuello “geek”

“Mister Bitcoin”, apodo de un “minero” del occidente venezolano, se topó con la ocupación gracias a su núcleo de amigos.

Graduado como contador público y gamer (jugador de videojuegos) por afición, vio comulgar lo mejor de ambos mundos en el cosmos de las criptomonedas.

Seis de sus procesadores descifran activamente códigos y algoritmos delbitcoin desde enero de este año.

“Es mentira que ganemos dinero sin hacer nada. Debemos estudiar el mercado. Debemos estar pendiente de las noticias. Hay que saber en qué vas a invertir. Demanda atención y dedicación”, afirma, orgulloso, a BBC Mundo.

Maneja una camioneta último modelo. Viste y calza de marca. Chequea con regularidad los subibajas del mercado del bitcoin en su iPhone de la más reciente generación. Apenas un puñado de cercanos saben de su oficio.

Los mineros en Venezuela son generalmente jóvenes emprendedores, en su mayoría del sexo masculino, familiarizados con el mundo de las tecnologías y miembros de clase media o pudientes.

Aplican filtros de verificación de identidad a quien desee ingresar a sus grupos de WhatsApp o Telegram. No quieren infiltraciones. Son agentes de cuello geek.

En la clandestinidad

El club de la minería no tiene sede exclusiva en Venezuela. Opera en la clandestinidad en decenas de casas, oficinas y galpones de ciudades como Maracaibo, Caracas, San Cristóbal y Valencia, bajo las narices de la policía local.

En ese inframundo hay zonas residenciales de acceso restringido en Maracaibo donde se instalan costosos equipos de sonorización y control eléctrico para minar monedas digitales, contó a BBC Mundo Alberto Marín, periodista especializado en el área de las tecnologías.

Galpón de minería de bitcoin decomisado por la policíaDerechos de autor de la imagenPOLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA
Image captionLos mineros trabajan en la clandestinidad pero eso no evita que sus equipos los decomisen como este galpón que fue objeto de una redada de la policía en Carabobo.

“Hay terror entre los mineros de hablar de ello”.

Los niveles de confianza interpersonal y consanguinidad abren las puertas a la membrecía. Algún familiar o amigo cercano puede introducirte en el negocio.

Nadie es jefe. No hay jerarquías. Todos trabajan para sí -para la blockchain, en realidad-.

El secreto a voces es que, mientras menos gente esté minando, mayor probabilidad de algoritmos y ganancias procesarán los miembros del selecto círculo.

El hermetismo es indispensable. “Mister Bitcoin” lo remarca.

¿Por qué trabajan en secreto? “Tenemos que mantenernos en la clandestinidad. Mientras menos sepan, más seguros estaremos”.

Dice tener amigos en Caracas y Valencia que han recibido visitas de funcionarios de agencias de inteligencia del Estado, más interesados en sus bolsillos que en sus presuntos crímenes y “se han tenido que mudar”.

Una de las dificultades de la criptominería en Venezuela es invertir en hardware, que debe actualizarse a medida que aumenta la dificultad de los algoritmos de la blockchain.

Las adquisiciones se realizan en mercados foráneos, dada la escasez de equipos idóneos en el interno. Un procesador óptimo, conocido como antminer (minero hormiga), puede costar entre US$3.500 y US$4.000.

Esas inversiones son señuelo de delincuentes y extorsionadores.

Blanco y negro en el gobierno

El gobierno izquierdista de Nicolás Maduro aborda la minería de criptomoneda desde la dualidad. Primero, expresó su alergia al bitcoin desde el año pasado con arrestos y decomisos de equipos en granjas de minería masiva.

Pero, hace unos días, el ministro de Agricultura, Wilmar Castro Soteldo, se rindió a las monedas digitales. Son un arma de soberanía, un ahorro alternativo seguro, dijo.

Ministro de Agricultura de Venezuela, Wilmar Castro SoteldoDerechos de autor de la imagenMINISTERIO DE COMUNICACIONES DE VENEZUELA
Image captionEl ministro venezolano de Agricultura, Wilmar Castro Soteldo, alabó a las criptomonedas como una alternativa segura y soberana.

“La economía mundial se puede salvar con el rescate del patrón oro como referencia y el surgimiento de las criptomonedas. Es una de las grandes alternativas que tienen los pueblos de preservar la integridad de la humanidad”, manifestó el 5 de septiembre en su programa trasmitido por el canal del Estado, VTV.

Boquiabiertos quedaron los mineros. Fue la primera alabanza pública al bitcoin de parte de un alto funcionario venezolano.

Ocurrió apenas semanas luego de que el gobierno de Estados Unidos anunciara sanciones financieras contra el gobierno de Maduro, que el oficialismo tildó de “bloqueo económico”.

Riesgo de cárcel por necesidad

Un hermano de “Han Solo” le dio la bienvenida a la minería. Era noviembre de 2016.

“Tuve que meterme en esto por necesidad. No tenía cómo pagarles a los empleados de mi negocio”, admite, en su refugio de computadores desmantelados en el norte de Maracaibo.

Mineros detenidos por la policía en CaraboboDerechos de autor de la imagenPOLICÍA NACIONAL BOLIVARIANA
Image captionLa minería de criptomonedas es un oficio proscrito en Venezuela por el férreo control de divisas extranjeras vigente desde 2003.

Hoy manejan nueve equipos, distribuidos entre sus oficinas y viviendas.

Los operan a control remoto con un dispositivo sofisticado que les costó US$300, casi 6 millones de bolívares al cambio del mercado negro.

  • 6 cifras curiosas que muestran el escaso valor de los billetes en Venezuela

La contraloría de bitcoins, ethereum, decred y otras criptomonedas les ha servido de paraguas ante la crisis. Cada uno ha recibido comisiones de hasta US$1.000 mensuales (19 millones de bolívares, según la tasa paralela de divisas).

La legalidad de esta ocupación es un área totalmente gris en Venezuela, advierte Robert Albarrán, experto en tecnologías de la información y empresario entusiasta del mundo de las criptomonedas: “No hay un articulado legal en contra de los mineros, pero se han tomado acciones. Puede acarrear la imputación de delitos”.

El Estado ha procesado a criptomineros por lavado de capitales, delitos informáticos, contrabando, fraude cambiario y robo de electricidad.

Minar entre apagones y dudas

Un aspecto clave en Venezuela es la restricción gubernamental de las monedas extranjeras. Otro es la electricidad, subsidiada en 80% por el gobierno.

La luz, pulmón de la minería digital, es extremadamente barata: la tarifa promedio per cápita es de 3,01 centavos de dólar por cada kilovatio/hora, la más baja de América Latina, según el Ministerio de Energía.

El sistema nacional de distribución eléctrica, sin embargo, presenta desde 2009 fallas de magnitud.

Minería de bitcoin en Maracaibo
Image captionLos mineros camuflan sus equipos en zonas residenciales y comerciales de Venezuela, donde la energía es subsidiada.

Apagones e interrupciones momentáneas del servicio son frecuentes en los 23 estados del país. Y si la luz o internet fallan en Venezuela, no hay cálculos debitcoins posibles.

“Han” afirma que los mineros son responsables del agravamiento del servicio eléctrico. Habla con propiedad: él y su hermano han colapsado el transformador de su zona.

Un técnico de la compañía eléctrica les confirmó que al menos el 80% del consumo de luz de su comunidad corresponde a sus equipos. “Está sobrecargado. Instalo un equipo más y explota”, cuenta, dibujando una sonrisa sarcástica.

Los picos de consumo eléctrico en las facturas pueden dar pistas de dónde están. Y, para evitarlo, remojan sus barbas, literalmente, en las casas de los vecinos: les pagan “alquileres” de sus servicios de luz para distribuir la carga de los CPU en otras conexiones y surfear de incógnito bajo el radar oficial.

Otro minero, que “Han Solo” asesoró en la instalación de equipos de minería en su oficina y residencia, defiende al gremio con elocuencia bajo condición de anonimato.

“¡Dame el recibo de luz y te lo pago! ¿Por qué no combaten mejor al bachaqueo de alimentos, al contrabando de combustible, al narcotráfico? Hay que quitar ese estigma. Si generas divisas, no quiere decir que eres un delincuente”, remarca, serio, cruzado de brazos en la entrada del cuarto.

“Han Solo” escucha atento. Chequea datos de nuevo en su computador.

Lee noticias sobre China y las ICO en una laptop aledaña. Ingresa a una página denominada Poloniex.com para pontificar con un gráfico el rendimiento anualizado de las bitcoins.

Se ufana de que la mayoría de la gente ni el propio gobierno tienen la menor idea de cómo minar criptomonedas.

Muchos ni siquiera saben de su existencia, aduce.

Él minará mientras pueda. Lo hará lleno de dudas y miedos.

“No sé cuánto tiempo más va a durar esto”.

bbc.com

zulianosonline.com

ZulianosOnline

MuuuuuuuuuD !!! Chúo Torrealba: “egos de cada componente debilitaron la unidad”

Jesús Torrealba, ex secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), consideró que …